Blog

Diario astral

¿Qué pasa con Neptuno?

“El ser interior tiene todos los movimientos”.

Henri Michaux.

 

Quizá viste venir la ola desde lo lejos, pero también puede ser que ella se hubiera incorporado de repente, muy cerquita de la playa, y esto haya dificultado la maniobra. La torpeza te ha volcado en el lecho marino. Las piedritas se trituran en tu cara y la sal apurada atraviesa el vestido de baño (a veces atraviesa también la piel y la bolsa del órgano). El cuerpo del mar está inmerso en el cuerpo tuyo.

Se trata de dos astros pasando por Piscis: sol y neptuno. Ellos, irónicamente, nos ayudan a perdernos y a volcarnos en la arena del pasado; retroceder y evocar el oasis volcánico que recorrimos. ¿Para qué este retorno onírico?, para subir, elevarnos en el lomo de un sueño. El arcoíris nos guía. Perseguimos una aurora boreal, o un continente perdido en el misterio profundo.

Piscis es el signo más difícil de definir dentro del horóscopo porque involucra aspectos para los cuales nuestra cultura no se prepara lo suficiente. Estamos listos para analizar todo aquello que vemos o percibimos con los sentidos del cuerpo, pero a la vez la mayoría de nosotros es poco diestra en el manejo del inconsciente, y esto es lo que nos domina con mayor energía diaria que todo nuestro contexto material.

Solo puedo decirles que ante un momento de desesperación es importante abonarse un pequeño placer: el de acurrucarse completamente dentro del agua, abrazarse las piernas, bajar la cabeza y dejarse caer en el todo que es la nada. Invito a insertarse en el sueño. Mientras el alma flota, la inteligencia puede cumplir con sus voluntades.

Llévense al agua o conduzcan el agua a través de sus cuerpos. Es la mejor manera de ver florecer lo que hemos sembrado en nuestras zonas de tierra.